Palabras para no decir nada, o esconder mucho

por Pedro
Merry-Go-Round, 1916 - Mark Gertler

Merry-Go-Round, 1916 - Mark Gertler

Hay quienes consideran el hablar con un extenso vocabulario como una muestra de erudición. Hasta cierto punto es cierto –las palabras no se aprenden solas. Recuerdo una vez conversar con una mujer que me interesaba y que tenía novio (la trataba como un carro alquilado). A manera de excusa de por qué no se decidía a terminar con su novio me dijo “Estoy en un punto en mi vida en el que no quiero tomar decisiones draconianas en mi vida personal”. Yo no asimilé el rechazo inmediatamente, porque todo lo que podía pensar era “Estoy tan feliz que sepa qué significa ‘draconiana’”.

En la mayoría de los casos desconfío de quienes se adornan al hablar porque quien habla así por lo general no dice nada. Hablar no es lo mismo que decir algo (¿Cierto, Señor Presidente?) Me refiero a la gente que a media conversación nos tiene pensando “Si hubiéramos sabido que así es como íbamos a hablar, nunca hubiéramos inventado el lenguaje”. Para hacer cualquiera de estas dos cosas no es necesario usar palabras muy complicadas o poco conocidas, basta con hablar mucho más de lo necesario para expresar algo sencillo. Tienden a usar las palabras para esconder el verdadero significado de las cosas.

Odio las verborreas. Hay quienes creen que están demostrando un amplio conocimiento de la lengua castellana con sus palabrerías, pero en realidad la están masacrando. Como el final de la película Seven, en el que Kevin Spacey ya está muerto y Brad Pitt sigue llenándole la cabeza de balas. Como todo, hay una manera buena y otra mala de hacer las cosas. Hay escritores y oradores a quienes ese estilo les sale muy bien. Son excepciones. Como una casa decorada con innumerables cuadros y adornos, sin espacio para poner más cosas. Aunque a veces se ven bien, casi siempre parece el hogar de una vieja obsesiva-compulsiva incapaz de botar nada.

Hace unos meses hice un curso. Lo ofrecían simultáneamente en dos lugares. En el primero el curso lo dictaba quien había diseñado el programa, un escritor venezolano del que yo no sabía nada. El segundo lugar era un poco más barato, y otro escritor dictaba el mismo curso diseñado por el primero. Pero a este segundo escritor sí lo conozco. En persona, y además he leído algo de sus escritos. Es un imbécil. Bueno, quizás estoy siendo muy fuerte con él. Voy a tratar que suene mejor. Digamos sencillamente que es un bolsa* que esconde su falta de talento detrás de mares de verborrea inútil y pretensiosa, tanto cuando habla como cuando escribe esos libros que nunca serían publicados si no fuera porque sus amigos millonarios le pagan las ediciones, y nunca he tenido tanta ganas de vomitar como cuando me enteré que ambos estudiamos la misma carrera en la misma universidad (lo de los amigos millonarios es cierto, no es mi invento).

Sí, eso suena mejor.

[Breve tangente: Días después de escribir el último párrafo coincidí con ese escritor en un almuerzo. Anunció orgulloso que acababa de terminar su decimoquinto libro, y luego aclaró que “este libro no lo voy a publicar, es para mí”. Ja. Me pregunto si no quiere publicarlo, o no puede publicarlo. Y, no, todos los catorce libros anteriores no han sido publicados. Creo que la cuenta va por tres.]

Preferí pagar más por el curso que tomarlo con ese señor. Tenía miedo que me contaminara. En todo lo que leo siempre aprecio la economía de las palabras. Me gustan los autores que en una oración pueden trasmitir mil y un cosas, no los que necesitan mil palabras para describir una puerta. Es una de las razones por las que me toma varias sentadas terminar un post. Lo reviso una y otra vez, pensando en cómo puedo decir lo mismo sin usar más palabras de las que necesito. Obviamente, me falta mucho por aprender. Después de escribir 821 palabras en este post sobre astrología, me enteré que Einstein pudo trasmitir la misma idea en apenas 30 palabras. Maldito viejo mal bañado.

Siempre estoy pendiente de cómo usamos las palabras para que todo suene más agradable. Mi novia conoce un tipo que es bisexual, y su pareja actual es una mujer, que sabe de su pasado con hombres. Esta mujer dice ser mente abierta, que entiende que su novio siente atracción por los dos sexos, y que le guste experimentar. Ella no va a juzgar su pasado, y confía en que él nunca sentirá la necesidad de serle infiel con un hombre mientras sigan juntos.

Empecemos por la palabra “experimentar”, probar cosas para ver si nos gustan. Probar cocaína una vez –una sola vez– es experimentar. Si las usas con frecuencia por dos años, eres un adicto. La experimentación terminó. Que una mujer bese a otra mujer una vez es experimentar. Si tiene una relación larga ya no puede decir que está experimentado: le gusta la vagina, y punto.

La explicación de la novia del bisexual suena muy bien, pero esconde una realidad muy sencilla: A su novio le gusta tener sexo anal con hombres.

Punto.

¿Suena distinto cuando lo reducimos a lo más básico, no?

Vamos a darle la vuelta a mi argumento: Antes hablé de usar más de lo necesario, pero también usamos frases sencillas para esconder muchísimas cosas que no queremos escuchar. Incluso expresiones cotidianas, como que el tipo bisexual hable de un “ex novio”, esconde bastante.

Escena: La pareja del hombre bisexual y su novia Pendejina caminan por la calle.

– Ah, hola Juan, qué casualidad conseguirte. Mi vida, conoce a Juan, Juan ella es mi novia, Pendejina.
[Se saludan, y Juan se va]
– ¿Quién era ese mi amor? ¿Un amigo del trabajo? –dice Pendejina.
– No mi vida, es un hombre al que acostumbraba a penetrar analmente y cuyo pene metía en mi boca por dos años.

Es la verdad. Sin embargo, antes que describir la verdad preferimos usar expresiones vacías e inofensivas, “ex novio/a”, como si no significara mucho. Ustedes también pueden hacer ese ejercicio: piensen en cómo su pareja les podría describir a sus anteriores amantes sin usar etiquetas como “mi ex”.

“No es nadie mi amor, sólo un tipo al que le gustaba eyacular en mi pecho”

Ouch.

- – - – -

* Bolsa
(Venezuela)
1. adj. Imbécil. U. t. c. s.

20 comentarios to “Palabras para no decir nada, o esconder mucho”

  1. Bueno el post como siempre, pero: no es “quinceavo” (quinceava parte de algo), es “decimoquinto” (que viene luego del decimocuarto).

  2. Es cierto, la verborrea aturde; hay que ser claro, preciso y conciso

  3. “Ads by Google
    ¿Qué es el Islam?
    Acerca del Islam y cómo convertirse (Ayuda en Vivo por Chat)
    http://www.IslamReligion.com/es

    ‘cómo convertirse’ y ‘ayuda en vivo por chat’ me ponen a pensar muchas vainas cómicas/freakys

    Ahora, sobre tu post:

    Ta fino.

  4. Pretenciosas, no pretensiosas. Sobre tu articulo: la gente no quiere ser directa cuando sabe que van a pensar mal de ellos. Si saben eso es porque estan concientes de que hicieron algo reprochable.

  5. Me ha gustado, al punto que me he sentido aludido por aquello de rebuscar palabras para decir algo sencillo pero lo hago más como entrenamiendo a mi vocabulario, saludos Pedro!

  6. Buen post. Conozco a más de uno de estos especimenes y la verdad es que me generan una desconfianza automática. Además me parecen aburridos y pierden mi atención rápidamente. Nada como un discurso sencillo, concreto y fluido para mentener el interés de las personas.

    Espero poder leer tus posts un poco más seguido.

    Saludos

  7. Ciertamente, mi estimado amigo Pedro, no hay nada como la sencillez en el decir, tan cara a los más grandes maestros de ésta, nuestra Lengua Castellana.

  8. Realmente entiendo tu punto pero me parece que el castellano es tan rico en palabras que porque no usarlas? de hecho su uso nos evita el uso de palabras en exceso, por ejemplo, esta mujer con la que hablabas te dijo en una sola palabra:”Draconiana”, que no quería tomar decisiones drásticas o muy severas en su vida en ese momento, eso es resumir, no ser arrogante con el lenguaje, es como cuando en la oficina hablando pendejadas uno comenta: a fulano de tal lo descubrieron mientras le hacian una felacion en el baño, es mas corto y mas conciso que decir: a fulano lo descubrieron cuando le mamaban el pene en el baño.

    En resumen, el castellano tiene una palabra para cada cosa y el saber usarlas te evita el usar palabras en exceso para explicar lo mismo, que es precisamente lo que tu desearias, ahora hay cantidad de gente que utiliza palabras poco comunes para el vulgo solo para pretender que tiene una superioridad intelectual sobre el otro, pero al final terminan sin decir nada, eso es algo distinto.

    Con respecto a la ultima parte del post: Ouch!!

    • Precisamente me refiero a los últimos que mencionas, los que usan las palabras sólo para pretender. Otro caso que recordé luego de publicar el post es como añadimos palabras para que las cosas suenen mejor. Por ejemplo, ahora toda comida es “gourmet”. Pero sigue siendo la misma comida de siempre, pero le añaden el Gourmet para que suene mejor/más cara. “Es mierda de perro, pero preparada gourmet”.

      Y, por cierto, a nadie le maman el pene… Es una combinación de palabras equivocada. Por ejemplo, se dice que a una mujer “le hicieron el amor cariñosamente”, o que “se la cogieron rudo”. No se dice que le “hiceron el amor rudo” o que le “se la cogieron cariñosamente”. Se dice “le sintieron los senos” y “le manosearon ese par de melones”, pero no se dice “le sintieron ese par de melones” ni tampoco “le manosearon los senos”. De la misma manera, a nadie le maman el pene. Le maman el güevo

  9. Pedro, creo que la mayoría coincidimos en un punto: queremos que postees más seguido.
    Ya sobre el post, coincido contigo, lo más, tengo un compañero en la universidad que suele caer en la verborrea. Lo único que me impide pasarle el link sin dudar es tu espoiler de “Seven”.

  10. CUANTO?, me gusta esa palabra para interrumpir alguna autoridad que te está explicando las razones para detener tu vehículo, o el que te está explicando por qué necesita un préstamo , etc. No sé si con el desespero, el apuro mismo, pero a veces cuando alguien da vueltas a algo con muchas palabras y sabiendo a donde es que va, me gusta resumirle, será que el futuro será hablar con 140 carateres?????

  11. Épale, Pedro, buen post. Este escrito me hizo recordar a una crítica de las acostumbradas que hacía Schopenhauer, en ella, explicaba la estupidez de muchos escritores filósofos alemanes que para explicar una tonta idea, podían escribir un libro completo, dando vueltas sobre la idea y adornándola con palabras rebuscadas y elegantes, que pudieran confundir al lector, o peor aún, impresionarlo y hacerle sentir que leían algo sofisticado y cargado de sapiencia.

    Opino que lo que denuncias se da en proporciones peores en lo escrito, y es terrible. Hay libros de pacotilla que se convierten hasta en Best Sellers, y es una pendeja idea de autoayuda pero exprimida hasta la última gota.

    Saludos!

  12. Yo leí este post el día que lo publicaste, no sé por qué no comenté, soy la peor!

    Sin duda lo que más me gustó fue el cierre! Épico!

  13. Muy buen post, lo último estuvo buenísimo, eso de esconder situaciones o realidades con palabras cortas aveces me irrita, a la gente le encanta adornar las cosas con esas palabras. Da risa lo de ex’s novi@s. ¿quien es ese tipo que te saludó hace rato y que evitaste? -Nadie, es solo un tipo con el que ¨salí¨ varias veces pero no llegamos a nada. Donde ¨salí¨ significa entonces: ¨El tipo me gustaba, salimos, me cogió varias veces pero no fue nada serio¨

  14. estaba medio medio la entrada hasta que leí el final de la eyaculación en el pecho….aaaa imagenes de imagenes. Por cierto, no se puede decir nada sin usar el “ex” porque fijo mi novia me mandaria a la mierda. Que bueno que estas escribiendo más seguido!

  15. Pocas palabras = mentes simples. Empleo de un vocabulario extenso sin ser tímido = Indicio de persona letrada. (Claro está en mi humilde opinión! ojo.)

    Quedó suficientemente bien expresada mi idea, según su gusto? (qué vaina con esta generación fast-food y 140 caracteres)…

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 48 seguidores

%d personas les gusta esto: